Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Juan Ginés de Sepúlveda’ Category

por  Verena Rodríguez Saavedra

por Verena Rodríguez Saavedra

Juan Ginés de Sepúlveda nació en Pozoblanco, España, en 1490,y murió en 1573) Historiador y eclesiástico español. Cursó sus primeros estudios en Córdoba y desde 1510 en la reciente Universidad de Alcalá de Henares, donde obtuvo el título de bachiller en Artes y Teología; allí tuvo entre sus maestros al antierasmista Sancho Carranza de Miranda. En 1515 marchó a Bolonia, donde se doctoró en ambas disciplinas. Hizo algunos amigos, como el humanista Luis de Lucena, e ingresó en la orden de los dominicos, destacando pronto por su erudición en lenguas clásicas. Fue colegial del famoso Real Colegio de España en Bolonia, creado por Gil de Albornoz, que aun existe, y escribió por entonces la biografía de su fundador De vita et rebus gestis Aegidii Albornotii. En su estancia en Bolonia entró en contacto con las corrientes humanistas y obtuvo la protección y amistad de Alberto Pío, príncipe de Carpi, también antierasmista. Conoció además a Julio de Médicis y a Adriano VI.

 Con cuarenta y cinco años, pasó a ser capellán y cronista del emperador Carlos I, a quien acompañó en algunos de sus desplazamientos. En su crónica De rebus gestis Caroli Quinti, constituida por treinta volúmenes, describió la vida que llevó el emperador y los hechos más destacados de su reinado.

Fue un destacado defensor de la conquista de las nuevas tierras americanas y de la inferioridad de los nativos frente a los españoles, lo que justificaba su empleo como esclavos en las explotaciones imperiales. Tales ideas le enfrentaron con fray Bartolomé de Las Casas, con quien sostuvo varias polémicas en la Junta de Teólogos de Valladolid que convocó el monarca en 1550 para definir los límites de la «guerra justa» y el trato que merecían los indígenas. Las ideas de Sepúlveda quedan recogidas en su obra Democrates, secundus sive de justis belli causis.

Aparte de ésta, su producción incluye numerosas obras, la mayoría de las cuales permanecieron inéditas hasta 1870, que versaban sobre muy diversos campos: filosofía, teología, derecho y también historia. En su libro Antapollogia puso en duda las doctrinas de Erasmo, y más tarde tradujo algunas obras de Aristóteles, entre ellas la Política.

Juan Ginés de Sepúlveda resulto ser un no solo un humanista/filosofo sino también un fructífero escritor, he aquí todas las cosas que escribió y las que tradujo:

· Liber gestorum Aegidii Albornotii, Bolonia 1521.

· Dialogus de appetenda gloria qui inscribitur Gonsalus, Roma 1523.

· De fato contra Luterum, Roma 1526.

· Ad Carolum V ut bellum suscipiat in Turcas, Bolonia 1529.

· De ritu nuptiarum, Roma 1531.

· Antapologia pro Alberto Pio in Erasmum Roterodamum, Paris 1532.

· Dialogus de convenientia militaris disciplinae cum christiana religione, qui inscribitur Democrates, Roma 1535.

· Dialogus de ratione dicendi testimonium in causis occultorum criminum, qui inscribitur Theophilus, Valladolid 1538.

· De correctione anni mensiumque romanorum, Venecia 1546.

· Apologia pro libro de iustis belli causis, Roma 1550.

· Epistolarum libri septem, Salamanca 1557.

· De regno libri III, Lérida 1571.

· Cartas de Sepúlveda a Oliván, Zaragoza 1680.

· De rebus gestis Caroli quinti imperatoris et regis Hispaniae accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· De rebus hispanorum gestis ad novum orbem Mexicumque accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· De rebus gestis Philippi II regis Hispaniae accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· Emendationes Ms. in suam octo librorum Aristotelis de republica versionem accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· Cartas de Sepúlveda a Felipe II, Madrid 1846.

· Summa quaestionis ad bellum barbaricum sive indicum pertinentis, Madrid 1879.

· Proposiciones temerarias, escandalosas y heréticas que notó el doctor Sepúlveda en el libro de la conquista de Indias, que Fray Bartolomé de las casas, obispo que fue de Chiappa, hizo imprimir sin licencia en Sevilla, año 1552, Madrid 1879.

· Democrates alter, Madrid 1892 (editada, prologada y traducida por Marcelino Menéndez Pelayo; Ángel Losada publicó una nueva traducción mejorada notablemente en 1951).

· Tratados políticos, Madrid 1963 (traducción, introducción, notas e índices por Ángel Losada).

· Epistolario, Madrid 1979 (traducción, introducción, notas e índices por Ángel Losada)

· Apología, Madrid 1975 (edición y traducción por Ángel Losada).

· Hechos de los españoles en el Nuevo Mundo y Méjico, Valladolid 1976 (introducción, traducción y notas por Demetrio Ramos Pérez, Lucio Mijares Pérez, y Jonás Castro Toledo).

· Historia del nuevo mundo, Madrid 1987 (introducción, traducción y notas de Antonio Ramírez de Verger).

· Antiapología en defensa de Alberto Pío frente a Erasmo, Córdoba 1991 (traducción, introducción y notas de Julián Solana Pujalte).

· Sobre el rito de las nupcias, Granada 1993 (introducción, traducción y notas por José Manuel Rodríguez Peregrina).

Obras traducidas por Juan Ginés de Sepúlveda del griego al latín:

· Aristotelis parvi naturales, Bolonia 1522.

· Aristotelis de generatione et interitu, Bolonia 1523.

· Aristotelis liber de mundo ad Alexandrum, Bolonia 1523.

· Alexandri Aphrodisiei commentaria in duodecim Aristotelis libros de prima philosophia, Roma 1527.

· Aristotelis meteorum libri IV, París 1532.

Read Full Post »

 Así se le llama al célebre debate que se dio en Valladolid (1550-1551), con Juan Ginés de Sepúlveda y Bartolomé de Las Casas que tenían puntos de vista completamente opuestos, como ya he mencionado, Sepúlveda creía que los indios eran inferiores y por eso era necesaria la intervención de España, o sea, tenia una visión mucho mas conservadora. La discusión tuvo lugar en el Colegio de San Gregorio de Valladolid.

El propósito declarado de la discusión era ofrecer una base teológica y jurídica segura para decidir cómo debía procederse en los descubrimientos, conquistas y población de las Indias.

Surgió de esta disputa el Derecho de Gentes (ius gentium), principio del fin de la justificación del dominio en las diferencias entre unos hombres y otros, idea que se arrastraba desde Aristóteles.

Participaron en la Junta de 1550, además de los dos clérigos citados, Domingo de Soto, Bartolomé de Carranza y Melchor Cano; todos ellos dominicos. Sepúlveda, que había estudiado en Alcalá de Henares y Bolonia y se había destacado por su antierasmismo, no era docente universitario, sino preceptor del propio príncipe (luego Felipe II). Fue su oposición a las Leyes Nuevas de Indias de 1542  lo que había provocado la vuelta a España de Las Casas, que ocupaba el puesto de Obispo de Chiapas y no tenía formación académica. Comenzó una polémica intelectual entre los dos: Sepúlveda publicó su De justis belli causis apud indios y Las Casas replicó con sus Treinta proposiciones muy jurídicas.

Sepúlveda aportaba un trabajo titulado Demócrates alter, en el que sostenía que los indios, como seres inferiores, debían quedar sometidos a los españoles. La Apología de las Casas fue el texto clave en las discusiones. Los trabajos se desarrollaron entre los meses de agosto y septiembre de 1550. La Junta quedó inconclusa y por ello volvió a convocarse el año siguiente. En la disputa no hubo resolución final. Los dos exponentes se consideraron vencedores.

El papel de Juan Ginés de Sepúlveda era la defensa de la guerra justa contra los indios a causa de sus pecados e idolatría. También defendió su inferioridad, que obligaba a los españoles a tutelarlos. Correspondía a Bartolomé de las Casas el demostrar que los americanos eran iguales a los europeos.

Las Casas, demuestra la racionalidad de los indígenas a través de su civilización: la arquitectura de los aztecas rebate la comparación con las abejas que había hecho Sepúlveda. No encuentra en las costumbres de los indígenas americanos una mayor crueldad que la que pudiera encontrarse en las civilizaciones del Viejo Mundo o en el pasado de España

 

Read Full Post »

Como mencioné  en entradas anteriores, Juan Ginés de Sepúlveda fue un seguidor del humanismo, por eso, para entender un poco mejor su punto de vista esta entrada tratara sobre ni más ni menos que este movimiento.

El humanismo es un movimiento intelectual, filológico, filosófico y artístico europeo estrechamente ligado al Renacimiento. Su origen se sitúa en el siglo XIV en la península Itálica.. El movimiento, fundamentalmente ideológico, tuvo así mismo una estética, el clasicismo renacentista, plasmada, por ejemplo, en un nuevo tipo de letra, la redonda conocida como letra humanística, imitada de la letra uncial latina antigua, que vino a sustituir poco a poco a los incómodos palotes de la letra gótica medieval.

El Humanismo propone una formación íntegra del hombre en todos los aspectos fundada en las fuentes clásicas grecolatinas, en consecuencia el humanismo debía restaurar todas las disciplinas que ayudaran a un mejor conocimiento y comprensión de estos autores, a los que se consideraba un modelo de humanidad más puro que el contaminado por la viciosa Edad Media, para recrear las escuelas de pensamiento filosófico grecolatino e imitar el estilo y lengua de los escritores clásicos, y por ello se desarrollaron extraordinariamente la gramática, la retórica, la literatura, la filosofía moral y la historia, ciencias ligadas estrechamente al espíritu humano, en el marco general de la filosofía: las artes liberales o todos los saberes dignos del hombre libre frente al dogmatismo cerrado de la teología, expuesto en sistemáticos y abstractos tratados que excluían la multiplicidad de perspectivas y la palabra viva y oral del diálogo y la epístola, típicos géneros literarios humanísticos, junto a la biografía de héroes y personajes célebres, que testimonia el interés por lo humano frente a la hagiografía o vida de santos medievales, y la mitología, que representa un rico repertorio de la conducta humana más sugerente para los humanistas que las castrantes leyendas piadosas, vidas de santos y hagiografías de Jacopo della Voragine y su leidísima Leyenda dorada. Este tipo de formación se sigue considerando aún hoy como humanista.

Para ello los humanistas imitaron el estilo y el pensamiento grecolatinos de dos formas diferentes: la llamada imitatio ciceroniana, o imitación de un solo autor como modelo de toda la cultura clásica, Cicerón, impulsada por los humanistas italianos, y la imitatio eclectica, o imitación de lo mejor de cada autor grecolatino, propugnada por algunos humanistas encabezados por Erasmo de Rotterdam.

 

Read Full Post »

 Juan Ginés de Sepúlveda compuso una crónica sobre el emperador, De rebus gestae Caroli Quinti. También una historia de la conquista del Nuevo Mundo, De rebus hispanorum gestis ad Novum Orbem Mexicumque y se convirtió en el defensor oficial de la conquista, colonización y evangelización de la población autóctona de América, justificando el derecho de unos pueblos a someter a otros por su civilización superior o derecho del dominador sobre el dominado para evangelizarlo y elevarlo a su misma altura, ya que eran pueblos sin civilizar, en contra de la opinión iusnaturalista de Francisco de Vitoria. Era contrario al espíritu de las Leyes Nuevas de 1542, al igual que los encomenderos, que consiguieron su derogación por los virreyes en América, lo que motivó la llegada a España de Bartolomé de las Casas.

Sepúlveda, partidario de un consuetudinarismo aristotélico y de la razón de estado de Nicolás Maquiavelo, defendió sus ideas sobre la justicia de la guerra contra los indios a causa de sus pecados e idolatrías, por su inferioridad cultural y para evitar guerras entre ellos, argumentos a los que ya se había opuesto el iusnaturalismo de Francisco de Vitoria. Además, él creía que las conquistas eran necesarias por el adelantamiento cultural de España, de forma que la civilización equivalía a derecho del dominador sobre el dominado para evangelizarlo y elevarlo a su misma altura.

Si por su pensamiento Juan Ginés de Sepúlveda es aristotélico y seguidor de Nicolás Maquiavelo, por su estilo latino es partidario de la imitación ciceroniana y por lo tanto enemigo de la imitación ecléctica erasmiana. Él es uno de los más claros ejemplos del cómo al europeo del siglo XVI le era difícil comprender la existencia de culturas diferentes a “la cristiandad”, y del cómo fácilmente las consideraban inferiores. Hacerles la guerra e imponerles el dominio español era considerado un asunto de “Ley Natural”, incluso un beneficio para las víctimas.

“Con perfecto derecho los españoles imperan sobre estos bárbaros del Nuevo Mundo e islas adyacentes, los cuales en prudencia, ingenio, virtud y humanidad son tan inferiores a los españoles como niños a los adultos y las mujeres a los varones, habiendo entre ellos tanta diferencia como la que va de gentes fieras y crueles a gentes clementísimas.

¿Qué cosa pudo suceder a estos bárbaros más conveniente ni más saludable que el quedar sometidos al imperio de aquellos cuya prudencia, virtud y religión los han de convertir de bárbaros, tales que apenas merecían el nombre de seres humanos, en hombres civilizados en cuanto pueden serlo.

Por muchas causas, pues y muy graves, están obligados estos bárbaros a recibir el imperio de los españoles […] y a ellos ha de serles todavía más provechoso que a los españoles […] y si rehusan nuestro imperio (imperium) podrán ser compelidos por las armas a aceptarle, y será esta guerra, como antes hemos declarado con autoridad de grandes filósofos y teólogos, justa por ley natural.

La primera [razón de la justicia de esta guerra de conquista] es que siendo por naturaleza bárbaros, incultos e inhumanos, se niegan a admitir el imperio de los que son más prudentes, poderosos y perfectos que ellos; imperio que les traería grandísimas utilidades, magnas comodidades, siendo además cosa justa por derecho natural que la materia obedezca a la forma.”

Juan Ginés de Sepúlveda: De la justa causa de la guerra contra los indios[]

 sepulveda1

Read Full Post »

Juan Ginés de Sepúlveda resulto ser un no solo un humanista/filosofo sino también un fructífero escritor, he aquí todas las cosas que escribió y las que tradujo:

· Liber gestorum Aegidii Albornotii, Bolonia 1521.

· Dialogus de appetenda gloria qui inscribitur Gonsalus, Roma 1523.

· De fato contra Luterum, Roma 1526.

· Ad Carolum V ut bellum suscipiat in Turcas, Bolonia 1529.

· De ritu nuptiarum, Roma 1531.

· Antapologia pro Alberto Pio in Erasmum Roterodamum, Paris 1532.

· Dialogus de convenientia militaris disciplinae cum christiana religione, qui inscribitur Democrates, Roma 1535.

· Dialogus de ratione dicendi testimonium in causis occultorum criminum, qui inscribitur Theophilus, Valladolid 1538.

· De correctione anni mensiumque romanorum, Venecia 1546.

· Apologia pro libro de iustis belli causis, Roma 1550.

· Epistolarum libri septem, Salamanca 1557.

· De regno libri III, Lérida 1571.

· Cartas de Sepúlveda a Oliván, Zaragoza 1680.

· De rebus gestis Caroli quinti imperatoris et regis Hispaniae accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· De rebus hispanorum gestis ad novum orbem Mexicumque accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· De rebus gestis Philippi II regis Hispaniae accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· Emendationes Ms. in suam octo librorum Aristotelis de republica versionem accurante Regia Historiae Academia, Madrid 1780.

· Cartas de Sepúlveda a Felipe II, Madrid 1846.

· Summa quaestionis ad bellum barbaricum sive indicum pertinentis, Madrid 1879.

· Proposiciones temerarias, escandalosas y heréticas que notó el doctor Sepúlveda en el libro de la conquista de Indias, que Fray Bartolomé de las casas, obispo que fue de Chiappa, hizo imprimir sin licencia en Sevilla, año 1552, Madrid 1879.

· Democrates alter, Madrid 1892 (editada, prologada y traducida por Marcelino Menéndez Pelayo; Ángel Losada publicó una nueva traducción mejorada notablemente en 1951).

· Tratados políticos, Madrid 1963 (traducción, introducción, notas e índices por Ángel Losada).

· Epistolario, Madrid 1979 (traducción, introducción, notas e índices por Ángel Losada)

· Apología, Madrid 1975 (edición y traducción por Ángel Losada).

· Hechos de los españoles en el Nuevo Mundo y Méjico, Valladolid 1976 (introducción, traducción y notas por Demetrio Ramos Pérez, Lucio Mijares Pérez, y Jonás Castro Toledo).

· Historia del nuevo mundo, Madrid 1987 (introducción, traducción y notas de Antonio Ramírez de Verger).

· Antiapología en defensa de Alberto Pío frente a Erasmo, Córdoba 1991 (traducción, introducción y notas de Julián Solana Pujalte).

· Sobre el rito de las nupcias, Granada 1993 (introducción, traducción y notas por José Manuel Rodríguez Peregrina).

Obras traducidas por Juan Ginés de Sepúlveda del griego al latín:

· Aristotelis parvi naturales, Bolonia 1522.

· Aristotelis de generatione et interitu, Bolonia 1523.

· Aristotelis liber de mundo ad Alexandrum, Bolonia 1523.

· Alexandri Aphrodisiei commentaria in duodecim Aristotelis libros de prima philosophia, Roma 1527.

· Aristotelis meteorum libri IV, París 1532.

· Aristotelis de republica, París 1548.

 

Read Full Post »

Juan Ginés de Sepúlveda nació en Pozoblanco, España, en 1490,y murió en 1573) Historiador y eclesiástico español. Cursó sus primeros estudios en Córdoba y desde 1510 en la reciente Universidad de Alcalá de Henares, donde obtuvo el título de bachiller en Artes y Teología; allí tuvo entre sus maestros al antierasmista Sancho Carranza de Miranda. En 1515 marchó a Bolonia, donde se doctoró en ambas disciplinas. Hizo algunos amigos, como el humanista Luis de Lucena, e ingresó en la orden de los dominicos, destacando pronto por su erudición en lenguas clásicas. Fue colegial del famoso Real Colegio de España en Bolonia, creado por Gil de Albornoz, que aun existe, y escribió por entonces la biografía de su fundador De vita et rebus gestis Aegidii Albornotii. En su estancia en Bolonia entró en contacto con las corrientes humanistas y obtuvo la protección y amistad de Alberto Pío, príncipe de Carpi, también antierasmista. Conoció además a Julio de Médicis y a Adriano VI.

 Con cuarenta y cinco años, pasó a ser capellán y cronista del emperador Carlos I, a quien acompañó en algunos de sus desplazamientos. En su crónica De rebus gestis Caroli Quinti, constituida por treinta volúmenes, describió la vida que llevó el emperador y los hechos más destacados de su reinado.

Fue un destacado defensor de la conquista de las nuevas tierras americanas y de la inferioridad de los nativos frente a los españoles, lo que justificaba su empleo como esclavos en las explotaciones imperiales. Tales ideas le enfrentaron con fray Bartolomé de Las Casas, con quien sostuvo varias polémicas en la Junta de Teólogos de Valladolid que convocó el monarca en 1550 para definir los límites de la «guerra justa» y el trato que merecían los indígenas. Las ideas de Sepúlveda quedan recogidas en su obra Democrates, secundus sive de justis belli causis.

Aparte de ésta, su producción incluye numerosas obras, la mayoría de las cuales permanecieron inéditas hasta 1870, que versaban sobre muy diversos campos: filosofía, teología, derecho y también historia. En su libro Antapollogia puso en duda las doctrinas de Erasmo, y más tarde tradujo algunas obras de Aristóteles, entre ellas la Política.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores